viernes, 27 de octubre de 2017

Reprogamarse en 3, 2,1...

Los recuerdos, la memoria, las costumbres o los patrones arraigados, hacen que nos sumerjamos en un caos de fracaso dentro de nosotros. Imagínate que de pequeño eras "gordito" y los niños se reían de ti, con los años has cambiado y tu imagen a mejorado mucho aunque te sigues viendo con los mismos ojos que te veías antes y dime de que te sirve cambiar por fuera si por dentro sigues en la misma linea.


Leí una fabula hace poco, de Jorge Bucay, en la que explicaba la historia de un elefante del circo. Relataba la 
experiencia del elefante atado en un trozo de árbol desde temprana edad para domesticarlo, él había condicionado su capacidad para escaparse de aquel lugar. Lo intentó muchas veces y al ver su fracaso desistió. Cuando creció el era lo suficientemente capaz de salir de allí ya que su cuerpo pesaba toneladas y aquel tronco apenas tenia fuerza para resistir. Fíjate la capacidad de la mente para retener una información del pasado , no puedo o no soy capaz de hacerlo.




Vamos a trabajar esto, es el momento. Toma consciencia de que problema tienes, busca la raíz y a partir de ahí vamos a re programar el sistema.

Puede sonar como tema informático, pues bien es un claro ejemplo.
Cuando el móvil lo tienes saturado y ya no tienes espacio, necesitas liberar datos, reiniciar, re-programar o llámalo como tu quieras... para que eso funcione necesitas hacer algo y no pienses que con cambiar la carcasa del móvil es suficiente.

Es muy importante aprender a reprogamarse y vamos hacerlo en 3, 2 ,1, YA!

Un punto para empezar es querer cambiar. Nuestras experiencias son un reflejo de nuestro estado interno y es muy importante nuestra forma de expresarnos, de sentir y de pensar.
Enfocarse de una manera positiva y con gratitud van a ser claves muy valiosas.

Podemos pensar que la vida nos lo hace pasar mal, pues mira ahora me está poniendo en una situación complicada, bla, bla, bla...y no has pensado que quizás te encuentras en ese punto porque has de aprender algo y evolucionar para que tus antiguos patrones se liberen ya de una vez?

Pongamos un caso de ejemplo:

Una niña que tenía 7 añitos pasaba mucho tiempo sola porque vivía con su madre y ella tenia que trabajar durante muchas horas para que pudieran comer entre otras cosas . Por una parte estaba en su salsa porque hacia lo que quería y quizá hoy por hoy sea muy independiente por esa razón aunque me le faltó mucho tiempo de amor y abrazos y cuando creció pensó que simplemente no era una persona cariñosa. Con el tiempo se dió cuenta que eso no lo puedes condicionar diciendo soy así, porque tu puedes ser como quieras ser, el carácter no se define por decir soy así sino por repetir la misma conducta una y otra vez. Hemos de saber que somos seres de costumbres. Y bien, para trabajar esto decidió ponerse a prueba y hacer algo que nunca había hecho hasta entonces. Dedicarse a dar abrazos y besos a todos los que estaban en su vida. En aquel momento comprendió que era cariñosa. De ahí la gran importancia aprender a reprogamarse.



Si quieres que tu situación cambie has de hacer algo que nunca antes habías hecho, sino todo va a seguir 
igual.


Cada persona es especial y tiene algo bueno que aportar en esta sociedad, no nos pongamos barreras, abramos bien la mente y nuestra capacidad de lograr éxitos será infinita.

No te gusta algo, reprogramalo, reprogamate, no pierdes nada sino que sumarás y aportaras a tu vida y lo mas importante evolucionaras y a tus hijos les podrás aportar lo mismo, aprendizaje constante, porque nunca se sabe lo suficiente, se curioso y prueba.


Disfruta del momento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario