viernes, 11 de noviembre de 2016

Dieta alcalina

La dieta alcalina se basa en llevar a cabo una alimentación en la que el equilibrio es el factor clave para desarrollar un correcto funcionamiento. Se utilizan alimentos que alcalinizan nuestro organismo y por lo contrario se evitan los alimentos que acidifican este mismo. Por lo tanto, lo que conseguimos es evitar posibles enfermedades con el paso del tiempo, ya que las enfermedades se desarrollan en cuerpos ácidos.

El pH se mide en una escala que va del 0 al 14. Cuando el resultado nos da 7 lo llamamos pH neutro. Cuando los valores están por debajo de 7 es un pH ácido y cuando están por encima de 7 es un pH alcalino. Una buena cifra entonces es estar por encima de 7.

Cuando nos encontramos por debajo de este valor, puede ser debido a varios factores. Uno es la alimentación, cuando la ingesta de alimentos ácidos es elevada o la ingesta de alimentos alcalinos es muy bajo. Otros causantes son el estrés, las emociones mal gestionadas, la respiración es un factor importante, ya que una respiración profunda ayuda a oxigenar todas las células.

Es bueno tener un equilibrio cuerpo-mente.

En este momento vamos a centrarnos en el tema de la alimentación.

Muchos de los alimentos de hoy en día, están procesados y eso ayuda a disparar la acidez provocando afecciones en nuestro sistema.

Haciendo una dieta basada equilibrada no va a ayudar a desintoxicar el organismo y a que se lleve a cabo un mejor rendimiento.

Vamos a ver en este recuadro, un listado de alimentos orientativos que nos pueden ir bien para recoger alguna idea para poder aplicar esta base en nuestra rutina diaria.



GRUPOS DE ALIMENTOS
ALIMENTOS ALCALINOS
ALIMENTOS ÁCIDOS
ALIMENTOS NEUTROS
Verduras

Brócoli, Zanahoria, coliflor, col, pepino,
Berenjena, apio, judías verdes, lechuga, calabaza, tomate, berro, espinacas, rúcula, etc.



Frutas

Manzana, pera, melón, sandía, albaricoque, piña, aguacate, mango, cerezas, uvas, nectarina, lima, melocotón, coco, limón, higos, etc.

Frambuesas, moras, frutas en conserva
Ciruelas
Proteína vegetal
Tofu, germinados.


Soja, garbanzos, leche de soja, leche de almendras, judías blancas, lentejas, etc.

Proteína animal


Chorizo, cerdo, conejo, pavo, cordero, marisco, salmón, atún, queso, sardinas, en general toda la carne y la mayoría de pescado. Huevos, leche y derivados lácteos.


Grasas saludables

Almendras, castañas, aceite de oliva virgen, nuez de Brasil

Anacardos, mantequilla
Nueces, aceitunas…
Hidratos
Mijo, melaza, trigo sarraceno, remolacha…
Harinas refinadas, azúcar, chocolate, bollería, mermeladas, trigo, centeno, avena…

Patatas, maíz, amaranto, quinoa, trigo, kamut, espelta, arroz, pan, leche de arroz, macarrones, etc.

Especies

Curry, canela, jengibre, cúrcuma…



Plantas

Stevia, té verde, diente de león…



Otros

Vinagre de manzana, umeboshi, shitake, ajo, cebolla, algas (wakame, kombu, cochayuyo…), miso, probióticos…

Vinagre de vino, de Módena, sal refinada, café, vino, cerveza, alcohol en general…




Después de leerla sacamos las siguientes conclusiones:

 - Es muy importante el uso de verduras, frutas, legumbres, semillas, frutos secos, especies, plantas, germinados, algas y alimentos probióticos en nuestra dieta.
Sobretodo especial hincapié en el uso de verduras y frutas, ya que aportan muchos minerales que son los que nos van a ayudar a basificar el pH. 

Debemos evitar: la comida rápida, bollería, azúcar, chocolate, platos precocinados, lácteos, carnes, pescado, harinas refinadas, etc.

Una vez sabemos que nuestra comida nos proporciona lo necesario para que todo funcione correctamente, vamos a ver si padecemos estrés.
El estrés puede ser físico o emocional.

En el campo físico, es necesario bajar el ritmo que llevamos en nuestro día a día, ya que estamos pasando de vueltas a nuestro cuerpo, alguno de los síntomas de acelerarse, pueden ser la ansiedad, depresión, insomnio, agobio...
Piensa que lo que estas haciendo no lo disfrutas por el grado de rapidez de hacer las cosas. Plantéate si lo que estas haciendo te hace feliz.

En el campo emocional, cuando alguna emoción, acción o etapa de tu vida se ha visto sobrepasada y te lleva a un punto de bloqueo. Pierdes el apetito, te cuesta dormir y te encuentras desbordado. 
Quédate en calma, respira, investiga que es lo que te ha provocado estar en esa situación e intenta aceptar y buscar un remedio que te ayude a curar esa emoción negativa contenida.

La importancia de respirar profundamente, desde el estomago. Estamos acostumbrados a respirar en la superficie, esto implica que el oxigeno no llegue bien a todo el organismo. Vuestro cuerpo funciona fundamentalmente de este para que cada microorganismo pueda desarrollar su función debidamente. Sino respiramos bien nuestro organismo se acidifica y estamos abriendo la puerta a las enfermedades. Al principio nos va a costar, pues desde pequeños nos enseñan antes la forma geométrica de algo, que a respirar bien. Cada día vamos a reeducarnos, dedicaremos 15 minutos a respirar profundamente, cogiendo aire de la nariz, llenando nuestro estomago, dejándolo unos segundos retenido y luego lo soltamos poco a poco por la boca para liberar todo lo negativo que no necesitamos. Con el paso de las semanas os sorprenderán los resultados, porque sistemáticamente ya habréis incorporado una respiración mas profunda en vuestras vidas.

Hecho el reset de todo ya tenemos nuestra balanza puesta a punto, para disfrutar de una vida plena.




No hay comentarios:

Publicar un comentario