viernes, 27 de noviembre de 2015

Dame la mano





 Me levanté un día con ganas de ayudar al mundo, sin esperar nada a cambio y dando toda mi energía en ello. No hay una asignatura en el colegio donde te enseñen a ayudar o gestionar la manera de hacerlo y cuanto es, de importante en la vida.

Cada persona vive bajo unas circunstancias y un aprendizaje diferente aunque llevemos diferentes zapatos y vayamos por distintos caminos, todo se dirige hacia un mismo lugar.





Nacemos libres, somos el libro en blanco que está por escribir. Poco a poco vamos llenando las líneas con conocimientos y experiencias buenas o malas, que nos trae la realidad. Vamos enfocando nuestro sentido en la vida, preguntándonos de donde vengo, hacia donde voy, etc.


Muchas veces ese lugar llamado interior se llena de odio, rabia, ira, ego…Debido a emociones, educación y vivencias erróneas. Estos sentimientos fuera de si nos conducen: a la obsesión, violencia, negatividad, derrota, etc.
Es una guerra que empieza en adentro del ser. Nuestro exterior es un reflejo de nuestro interior. Todo aquello que alimentas es lo que brota dentro y en consecuencia fuera de ti.


Por eso hoy me brindo voluntaria a ayudar, a que ayudemos todos a lo largo de nuestra existencia. Ayudar a ver otra realidad, otra manera de ver, sentir y que el cambio sucede en ti. Empezar a construir una nueva historia donde el amor es el protagonista de nuestra novela.

Cuando amas algo incondicionalmente, sea lo que sea, la vibración que desprendes es increíble. Dejas atrás la oscuridad y das paso a la luz, felicidad, armonía, equilibrio, bienestar, etc.




Dame la mano, te voy ayudar, no has de preocuparte por nada.
Intenta a caminar por ti y ver lo que es mejor en tu esencia y cuando no puedas mas o no sepas hacia donde dirigirte, dame la mano.

Todos debemos darnos la mano, es solo así que podemos llegar a un acuerdo; el del amor, el respeto, la comunicación y la paz mundial.  




Sí, todos pensamos que es algo difícil de lograr. Empieza dándome la mano y vamos a cambiar la palabra difícil por la de vamos a intentarlo.

Vamos a plantar cada uno de nosotros una flor, para dar vida a un nuevo comienzo.





Agradezco a todas las personas que me han ayudado a lo largo de mi vida y me han aportado su granito de arena. Soy un pedacito de cada uno de ellos.


                                                                                                                             

                                                                           Yasmina

No hay comentarios:

Publicar un comentario