viernes, 26 de septiembre de 2014

Enfermedad y emociones


Cada vez son más las personas que sufren algún tipo de enfermedad y las cifras aumentan de forma alarmante.




Esto es debido al estrés, alimentación, emociones no digeridas y al enfoque de ver las cosas.













En la vida, conforme vamos caminando, experimentamos y sentimos una serie de acontecimientos que se producen en nuestro ser. Cada persona siente de una manera distinta y reacciona ante una circunstancia de modo diferente con respecto a otra.

A veces no aceptar, perdonar o intentar digerir algo puede provocar un bloqueo en algún punto de nuestro cuerpo, causando a la larga, sino se trata, una posible enfermedad.






Pongo el ejemplo de un trabajador, que levanta diariamente mucha cantidad de peso, y al hacerlo coloca mal la espalda. Con el tiempo seguramente padezca alguna hernia,  contracturas, lumbalgia, etc. Un cúmulo de cosas que a la larga pasan factura.
Es como llevar una carretilla e ir llenándola hasta tal punto que no cabe nada mas y revienta. Todo se esparce y desestructura todo el equilibrio. En este caso, es debido a una mala posición aunque lo mismo ocurre con las emociones. Cuando nos sobrepasa una situación nos desbordamos.

En mi entorno y en la mayoría de vosotros seguro que conocéis a alguien cercano que padece alguna enfermedad.
Pues bien propongo una cosa: intentar buscar información de la relación que hay entre la enfermedad de la persona y la/las emociones por las que puede ser generada. Es increíble la información que vais a recibir. 

Debemos escuchar nuestro cuerpo, que es lo que nos pide, que es lo que le podemos ofrecer. Cuando nos duele algo esperamos ir a la consulta del médico a que nos quite todos los dolores con una simple pastilla y no nos damos cuenta que la pastilla lo único que hace es actuar calmando el dolor pero no nos cura. En cambio sanar emocionalmente y llevar un estilo de vida saludable, te encamina a obtener mejores resultados.
Con esto no juzgo el trabajo profesional de los médicos y no digo que se tenga que dejar de ir aunque hay que ser conscientes muchas veces y tomar alternativas. Ni todo es blanco, ni todo es negro. 

Un buen ejercicio también es coger un papel, un bolígrafo y anotar que sentimos, que y como podemos intentar cambiarlo. Nos cuesta adentrarnos en nosotros mismos aunque es la mejor manera para aflorar, sanar y poder así avanzar. 

Ser consciente es la clave para evolucionar y eso se consigue con el trabajo interior y no me refiero a la meditación, cada persona debe encontrar su camino y sus herramientas. Lo más importante es la actitud de querer cambiar y seguir hacia adelante.


Quiero dar ánimo y todo mi apoyo a todas las personas que lo necesitan en 
éste momento. No estamos solos.









Hay una frase muy bonita que dice así: 
"Lo que más me sorprende del hombre occidental es que pierden la salud para ganar dinero, después pierden el dinero para recuperar la salud. Y por pensar ansiosamente en el futuro no disfrutan el presente, por lo que no viven ni el presente ni el futuro. Y viven como si no tuviesen que morir nunca y mueren como si nunca hubieran vivido."

Dalai Lama



                                                                                                                                       Yasmina


No hay comentarios:

Publicar un comentario