viernes, 4 de julio de 2014

Caléndula (Caléndula officinalis)




También llamada botón de oro, caldo, corona de rey, maravilla, flor de difunto…

La caléndula es una hierba perenne de la familia de las asteráceas; aromática, glandular y leñosa únicamente en la base. Sus flores son de color amarillas y anaranjadas. Prácticamente florecen todo el año, cerrándose de noche y abriéndose al amanecer.
Provienen de la parte del mediterráneo y Asia y con toda la probabilidad de ser un cruce de otras especies de caléndulas como la arvensis, maravilla silvestres…



Propiedades:

La caléndula es antiinflamatoria, antiséptica, anti-espasmódica, cicatrizante, antibacteriana, fungicida, emenagoga, emoliente, callicida, colerética, anti ulcerosa. Nos puede ser útil tanto a nivel interno como externo. aunque es mucho más utilizada de esta última, por su acelerado proceso de cicatrización en cualquier afección cutánea para golpes, heridas, picaduras de insectos, quemaduras, acné, verrugas, callos, pie de atleta, eccemas, dermatitis.
A nivel interno va bien para digestiones pesadas, ulceras estomacales y duodenales, afecciones de la garganta, herpes, gastroenteritis, vómitos, regula el ciclo menstrual y el dolor de la misma.



Contraindicaciones:

Está contraindicado en personas alérgicas a  la caléndula.
No se debe aplicar en heridas abiertas, ojos y mucosas.
Evitar la ingestión en mujeres embarazadas y lactancia.




Diferentes  usos de la caléndula:

Con la planta de la caléndula podemos elaborar una infusión que nos sirva tanto a nivel interno como externo.
Comprar o hacer nuestra propia elaboración de aceites, cremas, jabones o tinturas madre.
La caléndula fresca también nos sirve en la cocina.















Infusión:

La infusión nos servirá tanto para tomar, como para preparar una cataplasma para compresas.
Para elaborar una infusión de caléndula utilizar una cucharada sopera rasa de la planta seca por taza, Dejar  hervir  y parar el fuego.Seguidamente añadir la hierba y dejarla reposar otros 5-10 minutos con el mismo calor residual. Colar y tomar 2 veces al día.



Caléndula en la cocina:

La caléndula fresca aunque es un poco amarga, nos puede servir tanto para hacer una ensalada con sus flores o como sustitutivo del azafrán.


Aceite de caléndula:

Bien podemos comprarlo en herboristerías, farmacias y parafarmacias, o elaborarlo nosotros mismos.
Pero bueno para los que disponéis de tiempo y os guste haceros las cremas y tinturas caseras, lo tendréis más fácil en cuanto a calidad, precio, cantidad y satisfacción personal.
El aceite de caléndula nos puede servir tanto para masaje, como para elaboración de cremas y jabones para los tratamientos.


Elaboración del aceite de caléndula:

De base os servirá cualquier aceite vegetal, yo suelo hacerlo con un buen aceite de oliva de primera prensada o aceite de almendras dulces.
250gr.de aceite vegetal.
1 puñado de caléndula seca.
Cogéis la cantidad de aceite que queráis macerar en un tarro de vidrio con la planta seca y lo metéis en un armario oscuro donde no le de la luz, durante 40 días. De tanto en tanto lo removéis desde fuera. Pasado este tiempo coláis el que vais necesitando en un frasco de vidrio opaco.



Elaboración casera de crema de caléndula:


1 Tarro:

50gr. De aceite de caléndula.
15 gr. De cera de abeja en perlas.
5 gotas de aceite esencial de rosa mosqueta (opcional).
A la crema le podéis añadir cuantos aceites esenciales queráis, dependiendo del tratamiento.
Una vez pesada la cera de abeja y el aceite, pondremos la cera al baño maría hasta que se deshaga.



El aceite macerado de caléndula lo pondremos en un bol o tarro de vidrio y cuando esté la cera de abeja del baño maría, la iremos añadiendo según vamos removiéndolo. Pensar que al estar el aceite frío y la cera caliente se os espesara rápido, así que no dejaremos de removerla hasta tenerla disuelta.


Frase positiva:
Mi trabajo es gratificante y satisfactorio.










No hay comentarios:

Publicar un comentario