viernes, 2 de mayo de 2014

Alimentos transgénicos

                                                                                                    
Los alimentos transgénicos son aquellos que han sido alterados en su ADN para conseguir distintas finalidades. Entre las cuales encontramos potenciar sus características organolépticas y nutricionales, más duración del alimento en el mercado, resistir condiciones ambientales difíciles, resistir y combatir plagas de insectos o parásitos…









Los alimentos más alterados genéticamente son la soja y el maíz ya que estos se utilizan en cantidades elevadas para la elaboración de alimentos/productos industriales. También se alteran los tomates, patatas, ciruelas, leche, aceite, café, uva, en general frutas y hortalizas y alimentos vegetales.



Hay quienes están a favor y quienes manifiestan estar en contra. Para poder tener un punto de vista amplio en el siguiente recuadro compararemos las ventajas y desventajas y procederemos a sacar nuestra propia conclusión para poder coger consciencia de lo que introducimos en nuestro organismo.



VENTAJAS

DESVENTAJAS
    
  •  El alimento tiene más tiempo de duración.
  •  Las plantaciones se hacen más resistentes a las plagas.
  •  Posibilidad de incorporar elementos nutritivos al alimento.
  •  Resistencia a los cambios del medio ambiente.




       
  • Contaminación del suelo y de aguas.
  •  Pérdida de biodiversidad.
  •  Desequilibrio ecológico.
  •  Insectos y plantas más resistentes a los herbicidas e insecticidas.
  •  La alteración genética puede provocar nuevos agentes que producen alergias o intolerancias alimentarias.
  • Riesgo de hibridación.





Después de analizar esta tabla mi conclusión es que estoy en contra de los alimentos transgénicos aunque hay que comer de todo de manera equilibrada y aveces tampoco nos enseñan en la etiqueta del alimento si es un OMG (organismo genéticamente modificado). La dieta puede basarse en alimentos orgánicos si se desea evitar este tipo de alimentos.








Sobretodo es importante mirar el etiquetado para saber que nos llevamos a la boca y poder entender así mejor cómo reacciona nuestro organismo al ingerir según que alimento. Cada cual tiene su propia ética de las cosas.




Propongo probar a sembrar un tomate totalmente orgánico sin alterarlo (o adquirirlo de algún establecimiento ecológico) y compra uno del supermercado (aunque no veas en el etiquetado si es o no transgénico), compáralos, fíjate en su aspecto y su olor y luego comételos. Aparte de saber diferente, observa como tu cuerpo sintetiza uno e otro y valora. 


Solo tú tienes el poder de decidir qué comer y en que condiciones





No hay comentarios:

Publicar un comentario