viernes, 7 de febrero de 2014

UN NUEVO AMANECER PARA LA CONCIENCIA


La mayor parte de nuestra vida la pasamos durmiendo de dos formas. Una es descansando acostados en nuestra cama y con nuestras fases del sueño. Otras en la vida misma mientras vamos de casa al trabajo, mientras conducimos, caminamos, hablamos, pensamos…

Mantenemos un estado absoluto de inconsciencia y estamos muy alejados de nuestro ser. Solo unos pocos consiguen utilizar la capacidad de la conciencia en buena medida. Es hora de abrir los ojos internamente, darse cuenta de lo que pasa dentro y no en el exterior. Pues a mayor conciencia y plenitud interna, alimenta una mejor vida en todos los sentidos, inclusive externa.

Definir la conciencia es algo complejo, por la educación que hemos recibido. De pequeños no te enseñan a utilizarla y de grande solo sabes que existe esa palabra.
Para explicarla de manera práctica diríamos que es el conocimiento de nosotros mismos. Cuando eres consciente obras el entendimiento.

Los científicos afirman que la conciencia proviene del Córtex (parte del cerebro que actúa en la actividad psíquica).

Algunos maestros espirituales creen que la conciencia proviene de la sensibilidad del ser que nace del corazón. De manera que ser consciente se refiere al estado de no-mente.

Sin duda es un paso a la transformación, al despertar, a la sabiduría, a la total objetividad…


Para empezar a cambiar hay que pasar de la existencia (inconsciente) hacia el ser consciente. La parte mental de la humanidad se compone de 99% inconsciencia y de 1% consciente. A medida que vas siendo consciente, el porcentaje de consciencia va subiendo y la inconsciencia va decreciendo. Pongamos como ejemplo que la consciencia es un círculo:









 



Podemos ver que a medida que evolucionamos siendo más conscientes, se puede alcanzar un estado pleno.

En ese momento todo cambia, cada cual vive su transformación de una manera, descubriendo su riqueza interior. Existe un antes y un después. Un nuevo comienzo.
Estas palabras que escribo a continuación son mensajes divinos de un gran escritor y maestro como es Eckhart Tolle y dice así:

“Así como el agua puede ser sólida, líquida o gaseosa, la conciencia puede estar <<congelada>> y tomar la forma de la materia física; puede ser <<líquida>>, tomando la forma de la mente y del pensamiento, o puede ser informe, como la conciencia pura.
La conciencia pura es la vida antes de manifestarse, y esa vida mira al mundo de la forma a través de <<tus>> ojos, porque esa conciencia es quien tú eres. Cuando te conoces como Eso, te reconoces en todas las cosas. Es un estado de completa claridad de percepción. Ya no eres más una entidad con un gravoso pasado, convertida en una pantalla de conceptos que interpreta cada experiencia.
Cuando percibes sin interpretación, puedes sentir qué es lo que se percibe. Lo máximo que podemos expresar con el lenguaje es que existe un campo de quietud consciente en el que ocurre la percepción.
A través de <<ti>>, la conciencia informe se hace consciente de sí misma”.   

                                 

Este mensaje Sutra y muchos más puedes encontrarlos en el libro “El silencio habla” de Eckhart Tolle.
 Muy recomendable por sus increíbles palabras que retumban dentro del ser y te hacen ser no obstante más consciente si cabe en esta existencia.




Yasmina

No hay comentarios:

Publicar un comentario