sábado, 7 de diciembre de 2013

Tomillo



El tomillo es el nombre común de diferentes plantas aromáticas del genero thymus, nativa de regiones templadas como Europa, África del Norte y Asía. Hoy en día se cultivan en grandes cantidades, para su comercialización como condimento y venta de plantas secas.
Es una planta perenne y herbácea de la familia de las labiadas, que pueden llegar a alcanzar hasta 30-40 cm de altura con abundantes flores pequeñas, de color amarillas o blancas con  un aroma intenso y fresco.
El uso que se le da al tomillo desde muy antiguamente hasta ahora es medicinal, como condimento para comidas, de bebida en infusiones. De uso externo en aceites, cremas, compresas, cataplasmas y aromaterapia. Aparte de poderlo quemar en aceite esencial a quien no le gusta tener en su casa o jardín el delicioso aroma del tomillo.

Propiedades:

El tomillo es antiséptico, expectorante, bactericida, cicatrizante, tonificante, desinfectante, antiparasitario, anticatarral, antiespasmódico, astringente, carminativo y antipútrido.

Contraindicaciones:

Está contraindicado en pacientes con alteraciones del aparato digestivo, como la ulcera, con hipersensibilidad, insuficiencia cardiaca, embarazo y lactancia, tanto a nivel interno como externo.
Antes consultar siempre a su médico.


Infusión:

La infusión de tomillo nos puede ayudar a hacer la digestión, sirve para el  abdomen hinchado, gases, lombrices intestinales, diarreas, halitosis, cistitis. También estimula las defensas y nos ayuda en estados catarrales, gripes, asma, neumonía, garganta. Es relajante y antirreumático.
La misma infusión, también la podemos usar para hacer gargarismos para infecciones de garganta, enjuague bucal o inhalaciones respiratorias.




Elaboración:

Pondremos a hervir una taza de agua, la retiraremos del fuego y añadiremos una cucharadita de tomillo, dejándola reposar de 5-8 minutos.
Lista para tomar, sin ningún edulcorante ya que así conservara toda su fuente de principios activos.

Uso externo:

Cataplasma: para esguinces y dolores.

Elaboraremos una infusión en decocción (Hervir de 5-10 minutos) de lavanda, tomillo, romero, árnica y harpagofito.
Cogemos una cantidad de arcilla verde (dependiendo la zona  a tratar) y se va añadiendo la infusión, poco a poco removiendo, hasta conseguir una pasta. 
La pondremos en la zona a tratar durante media hora más o menos o cuando se seque, quitaremos y limpiaremos el fango, e  hidrataremos con una buena crema.

Aceite esencial de tomillo:

Precauciones del aceite de tomillo:

No ingerir el aceite de tomillo a menos que sea prescrito por un terapeuta o médico.
No usar en el embarazo y lactancia.
No diluir directamente sobre la piel, hay que mezclarlo con un aceite base, como podría ser el aceite de almendras.
Comprobar reacción antes de probarlo y abstenerse si es usted alérgico.
Mantenerlo en un sitio cerrado sin foco de calor.



El aceite en diferentes técnicas:


Masaje:

Activa la circulación y el sistema nervioso, vigoriza y da energía fortaleciendo y tonificando la musculatura, dolores reumáticos, dolor de espalda y la ciática (aunque para el dolor yo también añadiría aceite de árnica y harpagofito).
Por una cucharada de aceite base, dos gotas de aceite de tomillo.






Baños:

Llenar la bañera de agua y diluir en una cucharada sopera aceite base, (como podría ser aceite de almendras o de germen de trigo…), 6 gotas de aceite de tomillo y esparcirla sobre la superficie.
Sera un baño revitalizante, estimulante y desinfectante en general para el cuerpo.




Compresas calientes:

Alivia en el tratamiento de una determinada zona del cuerpo.
Añadir 6 gotas de aceite esencial de tomillo por litro de agua.






Picaduras de insectos:

Loción natural repelente de insectos:

2 cucharadas soperas de aceite base.
10 gotas de aceite de tomillo.
10 gotas de aceite de limón.
1 cucharada sopera de gel de aloe vera.
Hacer la mezcla de todo y guardarlo en un frasco de vidrio.
Utilizar unas gotas en la piel, en determinadas zonas del cuerpo.

Dentífrico natural con tomillo:


Ingredientes:

Romero y tomillo para decocción.
Un poco de acíbar de aloe vera
1Cucharada sopera  de aceite de sésamo.
10 gotas de aceite de menta.


Elaboración:

Se hace una decocción con el romero y el tomillo, dejándola reposar tapada 5-10 minutos.
Se va mezclando la decocción poco a poco removiendo con la arcilla.
Cuando ya se nos ha hecho una pasta, añadir los aceites de sésamo, menta y el acíbar de aloe vera. Removiéndolo todo muy bien.
También podéis añadir si no tenéis aceite de menta, el de hierbabuena.

Baño de asiento:

Los baños de asiento nos pueden ir muy bien, para infecciones del aparato urinario. Nos limpia y desinfecta la zona.
Añadir 6 gotas de aceite de tomillo por litro de agua.

Aromaterapia:


Difusor de esencias florales:

Preparamos un difusor de quemar esencias con agua y le añadimos 2-3 gotitas de tomillo, encendemos debajo la vela que será el foco de calor, para calentar las
esencias y nos proporcionara su aroma que nos va a servir para fortalecer el sistema nervioso ayudando así a la memoria y a tener concentración. Combate la sensación de agotamiento y reanima.






Uso del tomillo en la cocina:

El tomillo se usa en la cocina, como condimento para elaborar sabrosos platos como ensaladas, carnes, guisos, salsas, quesos…
Dándole un toque de aroma y sabor a las comidas.






Otros usos del tomillo:

Ahuyenta los mosquitos, se pueden hacer cremas, perfumes, ambientadores…





Frase Positiva:
Física y emocionalmente tengo lo necesario para disfrutar de una vida prospera y llena de amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario