viernes, 15 de febrero de 2013

¡Soy celíaco! ¡y que pasa!

Muchas personas de todo el mundo padecen la llamada enfermedad celíaca o síndrome celíaco. Es un trastorno que causa una intolerancia al gluten. El gluten es una proteína que encontramos en ciertos cereales como: el trigo, la cebada, el centeno y la avena.
Ésta enfermedad crónica, provoca la disminución de los pliegues y vellosidades intestinales (intestino delgado), haciendo que dificulte la absorción de nutrientes como: carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas y minerales.
Los signos y síntomas más frecuentes suelen ser: diarrea crónica, dolor abdominal, fatiga, pérdida del hambre, irritación de la piel, distensión abdominal, debilidad muscular, pérdida de peso, malnutrición, tristeza, dolor de cabeza, introversión, amenorrea, abortos, hormigueo en manos y pies, fragilidad de los huesos, déficit del crecimiento, irritabilidad…

La manifestación de esta enfermedad se suele dar en la infancia, aunque puede aparecer en cualquier edad a través de algún signo o síntoma anteriormente mencionados o de modo asintomático (sin ningún síntoma).
El tratamiento que seguiremos consiste en llevar una dieta estricta sin gluten, durante toda la vida. Con esto conseguiremos que la lesión intestinal afectada se recupere.
El estar bien recuperados, no significa que podamos volver a comer de todo, sino que tenemos que seguir la dieta estricta sin gluten de por vida.
Antes del diagnóstico de esta enfermedad, no es conveniente eliminar el gluten de la dieta, ya que los resultados de las pruebas se pueden ver alterados y en consecuencia tapar dicha enfermedad.
¿Cómo se si padezco la enfermedad celíaca? 
Afecta a personas que tienen una predisposición genética.
Ésta enfermedad se puede detectar con un análisis de sangre que valora los anticuerpos: Antiendomisio y Antitransglutaminasa. Si el resultado de estos anticuerpos sale alterado se procederá a hacer una biopsia de la mucosa intestinal para conseguir una correcta confirmación del diagnóstico.
¿Por qué me pasa a mi esto? ¿Por qué no puedo ser como los demás niños?
La infancia es la etapa probablemente más dura a la hora de seguir la dieta. Privarse de muchos alimentos como la bollería, pasta, cereales, etc. Hace sentir un poco fuera de lugar al niño. En la edad juvenil también surge algún problemilla, sobretodo cuando van a cenar con los amigos, tienen que buscar un lugar apropiado y eso a veces puede llegar a causar molestias o dolores de cabeza en la persona afectada. Otros niños se adaptan rápidamente a los cambios y lo ven como algo normal en su día a día, esa actitud ayuda mucho a la hora de afrontar las cosas en la vida.


Desde aquí quiero animar a todas aquellas personas que padecen este trastorno.
Cada uno de nosotros somos únicos y cada cuerpo es un mundo diferente.
Jamás os sintáis solos y hacer de vuestra alimentación una lluvia de creatividad.




En este enlace encontrareis ideas para hacer pasteles, gelatina, natillas…



No hay comentarios:

Publicar un comentario