domingo, 20 de enero de 2013

Mugi Miso (miso con cebada)





Contiene pocos hidratos de carbono y un elevado porcentaje de proteínas (13%), se caracteriza por su sabor dulce.













CÓMO CONSUMIR MISO:
El Miso se toma sobre todo en forma de sopa de verduras o de algas marinas (espe- cialmente de Wakame o de Kombu). Las verduras pueden ser hojas (col, judías verdes, coliflor...), o raíces (nabo, daikon, cebolla, zanahoria, rabanitos...), o la combinación de todas ellas. El Miso se disuelve en el caldo en el último momento, dejándolo hervir sólo medio minuto (si se sobrepasa éste tiempo, se pierde gran parte de su riqueza nutritiva).
Para darle más aroma, se pueden añadir unas gotas de jugo de naranja o de limón, o la corteza de éstos frutos.
Para combatir el frió de invierno, se toma el miso muy caliente con una punta de jenjibre, que dispersará un agradable calor por todo el cuerpo.
En toda taza de miso, debería haber un poco de cebollita o perejil cortados a trocitos.
Utilizado como paté sobre el pan, puede mezclarse con tahín, manteca de cacahuete o pasta de queso.
Para salsas de ensalada, se mezcla con vinagre, aceite y alguna especia.También sirve de condimento para sopa añadiéndolo al final de su cocción para que no pierda su efecto.









No hay comentarios:

Publicar un comentario