viernes, 18 de enero de 2013

Algas Marinas

En este apartado, no solo queremos llegar a todas aquellas personas que ya consumen estos productos, sino a todas aquellas personas, que quieran o necesiten empezar a introducir poco a poco, éstos productos dieteticos, beneficiosos para la salud.
No hace falta introducirlos en la dieta directamente. Es bueno adaptarlos poco a poco, tanto en precio, como en paladar, en nuestras recetas del día a día.
Nosotras así lo habituamos, sobre la necesidad económica del momento. 
Veréis que, a veces sustituyendo algún alimento que compráis que no aporta ningún beneficio para la salud, por otro alimento dietético, más beneficioso para nuestro organismo es una buena manera de cuidarnos. También la diferencia de precio no supone tanto esfuerzo para nuestro bolsillo.
En el apartado de recetas del blog, se ve como aplicamos los productos dietéticos en nuestra dieta, que con cariño esperamos que os guste.También nos ha parecido interesante hacer una afirmación positiva a cada producto, para mentalizarnos de que no solo debemos comer siempre sólo lo que nos gusta, sino también lo que nuestro cuerpo necesita para nutrirnos.

ALGAS MARINAS:
Contrariamente a lo que se cree, el consumo de algas marinas no es exclusivo de oriente. En las antiguas Roma y Grecia, entre los indios americanos, en las islas Británicas y en Sudáfrica, al igual que en China o en Hawaii se tenia una gran estima por las algas. Muchos países, especialmente en Japón y en menor medida Chile, las islas Británicas y ciertos países del mediterráneo oriental, han conservado esta tradición del consumo de algas. Las algas son los vegetales más antiguos. Son auténticos alimentos y destacan por el elevado contenido de proteínas, minerales y vitaminas, según se puede apreciar en la tabla adjunta. Figuran entre los productos de la naturaleza más ricos en calcio, fósforo y hierro.
El yodo estimula el tiroides y ayuda a adelgazar. También son importantes las cantidades que presentan de enzimas, magnesio, azufre, cloro, manganeso y silicio, así como de oligoelementos (hierro, cobre, níquel, molibdeno, plata, cromo... 
Por otra parte, las algas (especialmente Wakame y Kombu ) tienen un elevado porcentaje en vitamina B  (en toda su gama), con efectos positivos en el sistema nervioso y en las dietas vegetarianas. Una sopa de miso con wakame es un ejemplo típico de buena aportación de esta preciosa vitamina . Resumiendo, las algas tienen tres propiedades específicas comunes:
1) Eliminación de las purinas procedentes de productos animales.
2) Refuerzo del esqueleto.
3) Acción reguladora de la circulación de la sangre.
Aunque cada alga tiene sus aplicaciones específicas, es preferible consumir de ellas regularmente.
Investigaciones del profesor Tanaka, de la universidad McGill, de Montreal, demuestra que el principal constituyente de las algas es el ácido algínico, que no se destruye durante la digestión. Este ácido tiene la propiedad de atraer y eliminar del cuerpo metales pesados como As, Pb, Hg y elementos radiactivos, como St,Co,...
Por ello, el consumo diario de algas, evita que nuestros órganos básicos se vean afectados por la polución ambiental.
Antes de tomar algas como la Kep y la Fucus, si existe algún problema de tiroides, mejor consultar al medico o especialista en nutrición.
Dentro de la enorme variedad de algas, los tipos más empleados son los siguientes: 



 

  


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario